Al Cereso por negarse a pagar lo que le restaba del auto

Héctor Miranda