Al Cereso fue a dar por birlarse un tinaco

Héctor Miranda