Al calor de las copas salieron los puñales

Héctor Miranda