Al calor de la riña, salieron a relucir las armas de fuego

Héctor Miranda