Accidentalmente se pegó un balazo en la cabeza

De manera casi instantánea dejó de existir Luis Angel Ríos Castro, luego de pegarse accidentalmente un balazo en la cabeza mientras se encontraba manipulando un arma de fuego calibre 9 milímetros, ello en el interior de un domicilio situado en la colonia El Arenal en Cabo San Lucas, según informes de la Procuraduría General de Justicia en el Estado -PGJE-.

De acuerdo a los resultados de la necropsia de ley, Ríos Castro, de 19 años, originario de esta capital, y quien tenía su domicilio conocido en la mencionada colonia, murió por anemia aguda secundaria por herida producida por disparo de arma de fuego, destacó el personal del Servicio Médico Forense -SEMEFO-.

Se establece que fue alrededor de las 22:50 horas aproximadamente del día pasado día 21 del presente mes, ayer, cuando personal de la comandancia de la Policía Ministerial del Estado en Cabo San Lucas, fuera alertado de la presencia de una persona sin vida en el interior de un domicilio situado en la colonia El Arenal en esa ciudad.

Ante ello, al lugar se trasladó un Agente del Ministerio Público, y demás personal de la Procuraduría General de Justicia en el Estado -PGJE-, y quienes al llegar apreciaron el cadáver de Luis Angel Ríos Castro en medio de un lago hemático -sangre- en el patio trasero de la casa, y quien a simple vista presentaba un golpe en la frente y un impacto de bala con orificio de salida en región occipital derecha.

De igual manera a una distancia de 15 centímetros del cuerpo, se observó una arma de fuego, tipo escuadra, 9 milímetros, color gris, y a un metro y medio del arma, se localizó un cartucho percutido.

Tras dar fe ministerial el presentante social (MP), procedió a ordenar el levantamiento y traslado del cuerpo al anfiteatro de esa ciudad para la práctica de la necropsia de ley.

Por otra parte agentes ministeriales se entrevistaron en el lugar de los hechos con Karina Granados Esquivel, de 19 años, y quien dijo ser amiga del hoy occiso, además de argumentar la entrevistada que al encontrarse Luis Angel Ríos Castro -occiso- en el patio de la casa, se escucho una detonación observando después ella cuando su amigo caía por unas escaleras y donde segundos antes se encontraba manipulando un arma de fuego, y al llegar ella hasta donde estaba el hoy occiso, se percato que presentaba un orificio en la frente producido por un proyectil de arma de fuego, agregando además la entrevistada que desconocía de quien era el arma de fuego.


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.