A los Yucas no hay ley que los detenga

Héctor Miranda