A la cárcel mandaron a Sócrates por no dar el gasto

Héctor Miranda