A golpes se les resistió a los PEP

Héctor Miranda