A golpes, patadas y zapatazos agredió a su esposa e hijo
José Roberto Suárez Ramírez.
José Roberto Suárez Ramírez.

Tan pronto como llegó, la mañana del sábado, a su casa ubicada en la cabeña colonia Mesa Colorada, José Roberto Suárez Ramírez le hizo saber a su esposa, de la manera en que acostumbra hacerlo, que había arribado al hogar: con una zarandeada que completó con una patada en el estómago y una andanada de bofetadas propinadas con ambas manos.

La guerrerense dama de 30 años de edad soportó el consuetudinario castigo que su marido le propinaba, pero ya no aguantó más cuando José Roberto le propinó un zapatazo en plena cara al hijo procreado por ambos, seguido de una cintariza por todo el cuerpo del pequeño.

Consumado el castigo, el chofer de 26 años de edad, abordó su automóvil y a toda prisa de alejó de su domicilio.

La lastimada fémina pidió ayuda a los agentes municipales y mientras relataba su calvario a los agentes, de pronto ve que su media naranja regresaba tripulando su Honda Accord, por lo que los policías se aprestaron a arrestar al violento sujeto.

Suárez Ramírez al ver que su pareja sentimental había pedido el auxilio de la fuerza pública optó por dar vuelta en “U” y meterle fondo al acelerador para tratar de evadir la acción de la justicia, lo cual, no consiguió.

Así el agresivo esposo y padre fue detenido por la policía y trasladado hasta la barandilla general de la corporación, dejando tras de sí una estela de dolor y destrucción que incluyó daños en la estufa, una licuadora y varios muebles rotos, juegos infantiles hechos trizas, así como averías en las paredes y chapa de la puerta principal.

¡Comparte!

* * *