¿Y la Cheyenne?, despertó y su carro había sido robado

Héctor Miranda