Antonio Rodríguez Mendoza, dejó de existir a consecuencia de las heridas que sufriera en un accidente vial, y su cadáver fue sacado del ataúd antes de ser sepultado en el panteón «Jardines del Recuerdo» para practicarle la necropsia de ley

Después de fallecer debido a las heridas que sufriera al chocar la patrulla en la que viajaba durante el pasado día 11 de marzo del año en curso, y rendírsele ayer un homenaje póstumo en las instalaciones de la citada corporación policíaca, el cadáver un agente de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, fue sacado del ataúd minutos antes de ser sepultado en el panteón «Jardines del Recuerdo», por disposiciones de un Agente del Ministerio Público bajo el argumento que no se le había practicado la necropsia de ley.

Antonio Rodríguez Mendoza, dejó de existir durante el pasado día 7 del presente mes en la clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado -ISSSTE-, ya que las heridas sufridas en el accidente se le complicaron ante enfermedades patológicas que padecía.

Ante ello, fue en el transcurso de las 12:00 horas aproximadamente del día de ayer, cuando se le rindiera un homenaje póstumo en las instalaciones de la DSPyTM La Paz, donde estuvieron presentes autoridades de los tres niveles de Gobierno encabezadas por el titular de la corporación municipal, José Saúl González Núñez.

Antonio Rodríguez Mendoza -occiso-, de 52 años, había ingresado a la corporación el día 16 de febrero del 2002, luego de desempeñarse como elemento del 14/o Batallón de Infantería del Ejército Mexicano, además de pertenecer a la extinta Policía Judicial del Estado.

Como se informara en El Peninsular, fue durante las 07:00 horas aproximadamente del pasado día 11 de marzo del año en curso, cuando se registrara un choque de vehículos en las calles Ignacio Altamirano y Colosio en esta ciudad, el cual fue protagonizado por la patrulla donde viajaba el ahora occiso en compañia de los agentes de nombre Miguel Mendoza Mendoza, Marco Antonio Ramírez Guerrero, Juan Carlos García Castro.

De igual manera sufrieron lesiones Leonor Alicia Famanía Barraza y Rosa Isela Cuesta Acosta, conductoras de los otros vehículos implicados.

Resaltándose que Antonio Rodríguez Mendoza -occiso- en su momento fue ingresado a la clínica del ISSSTE, ya que presentaba heridas de gravedad debido a que cayó de la patrulla al momento del accidente, siendo así como se golpeara la cabeza contra la guarnición, más después fue dado de alta, pero como consecuencia de las  lesiones sufrió recaídas por su enfermedad patológica, ya que padecía cáncer e hipertensión, que le provocaban somnolencia, dejando de existir a las 08:00 horas del día 7 del mes en curso.

Por otra parte se confirmó que por omisiones en el protocolo del caso, antes de ser sepultado previo recorridos por esta ciudad a bordo de una patrulla, se ordenó que el cuerpo de Antonio Rodríguez Mendoza fuera sacado del ataúd minutos antes de su sepultura en el panteón «Jardines del Recuerdo», ya que no se le había practicado la necropsia de ley, ello bajo el argumento legal de deslindar responsabilidades.

¡Comparte!

* * *