Adso & Nara, mucho más que un negocio de bicicletas. Parte II

Perla Taddie García 

El impacto que han tenido dentro del comercio turístico ha sido satisfactorio y lleno de alegrías, ya que aseguran que “este espacio es suyo, nosotros sólo facilitamos el que puedas tener la bicicleta”.

El impacto que han tenido dentro del comercio turístico ha sido satisfactorio y lleno de alegrías, ya que aseguran que “este espacio es suyo, nosotros sólo facilitamos el que puedas tener la bicicleta”.

Así, con siete meses de existencia. “Adso & Nara” ha ido creciendo a paso firme y seguro, tanto que los propietarios comentan que sus jornadas laborales pasaban las  diez horas, por lo cual tuvieron que pedir ayuda a Gustavo González Martínez y Gustavo González Rosales; con quienes dividen las jornadas. En sus inicios, la idea de la Sr. Rosalba, era crear una galería de arte en conjunto al negocio de las bicicletas, adornar las paredes con fotografías de los bellos atardeceres de la ciudad para que la gente apreciara lo que muchas veces por estar limitados a su coche no tienen oportunidad de disfrutar.

Pero después se les ocurrió retratar a sus clientes, que se convierten siempre en amistades ya que los propietarios gustan de entablar conversaciones y dejar de lado el rol casi impersonal de “vendedor-consumidor”. Casualmente, esa misma actividad de fotografiar a los clientes para la galería del local, ayudó a que lograran recuperar 3 bicicletas que les fueron robadas, entre risas comenta la pareja “fue muy padre porque en verdad nunca lo hicimos con esa intención” así que las fotografías además de formar parte de la decoración se convirtieron en una especie de garantía.

Entrados en cuestiones legales, a lo largo del malecón hay señalamientos que prohiben a los ciclistas pasear por la banqueta, lo cual menciona la pareja no les ha causado ningún problema pues cuando sacaron los permisos se les explicó que el malecón es zona federal y los señalamientos fueron puestos por el gobierno lo cual en pocas palabras les quita validez.“No pueden además prohibir algo, sino te dan otras opciones” -señalan los propietarios-.

El impacto que han tenido dentro del comercio turístico ha sido satisfactorio y lleno de alegrías, ya que aseguran que “este espacio es suyo, nosotros sólo facilitamos el que puedas tener la bicicleta”.

Los clientes de “Adso & Nara” van de niños de cinco años a adultos de 90 años, así que la diversidad no sólo se encuentra en los patines, carritos, triciclos, bicicletas sino en las personalidades que llegan al lugar.

Es así que en “Adso & Nara” no sólo se renta una hora de diversión, sino se transmite el amor por la naturaleza y el planeta y te enseñan a valorar la importancia de alejarnos de los coches y nuestra vida sedentaria que tanto afecta a la madre tierra.


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.