De Bracero a Relojero

De 1970 a 1974, Gabriel Lirios, nativo de la ciudad de Puebla,  inicio su aprendizaje en la Joyería De Mon’t, ubicada Frente al Zócalo de la Ciudad de México, en las calles de 5 de Mayo y Monte de Piedad.

Siguiendo los pasos de muchos compatriotas, Lirios emigró a los Estados Unidos buscando el “Sueño Americano”, trabajando en los campos agrícolas en los alrededores de Sacramento, California. De regreso a la patria, el día 12 de Febrero de 1976 llegó a nuestra ciudad de La Paz, donde tuvo la suerte de  reencontrarse con su oficio original de relojero en  la Joyeria Rubi, donde pudo desplegar su ingenio y talento en esta delicada especialidad.

¿Que se necesita para ser un relojero?, preguntamos. Ganas de progresar y no rendirse ante la adversidad.

“Comí Ciruelas del Mogote y me convertí en Paceño”, confiesa Larios, quien se dio a la tarea, junto con su equipo,  y el apoyo de su juego de herramientas como  pinzas, desarmadores, lentes tipo Lupa, diminutas y finas llaves, de abrir carátulas y mecanismos relojeros  de todo tipo, desde los más populares como los  Casio hasta los famosos Rolex. “Le tengo respeto a los relojes Cronómetros, Bulova, Citizen Omega,  que requieren de mucho cuidado para repararlos”, comenta el relojero poblano y ex bracero en los campos californianos. Y añade:” El apogeo de mi negocio se desarrolló entre los años de 1976 a 1985; ganaba entre los quinientos a los ochocientos pesos al día. En el transcurso de los años la ciudad se fue acoplando al  Estado Libre y Soberano, instaurado el 8 de octubre de 1974, y luego vino la  crisis económica de 1994 con la devaluación del peso, afectando a los  comerciantes. Una caída de la que no nos hemos recuperado del todo hasta la fecha.”


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.