NAM, un gobernador cultivado

Héctor Miranda