La culpa de nuestro rompimiento la tiene Agúndez

Héctor Miranda