Kosherótica

Julieta Goldin

Con la sexualidad y el judaísmo como temática central, varias actividades conformaron lo que fue un muy exclusivo evento en la colonia Roma de la Ciudad de México.

Con la sexualidad y el judaísmo como temática central, varias actividades conformaron lo que fue un muy exclusivo evento en la colonia Roma de la Ciudad de México.

El pasado miércoles 21 de abril la organización para la juventud judaica The Jewish Salons realizó su primer evento del año. Con la sexualidad y el judaísmo como temática central, varias actividades conformaron lo que fue un muy exclusivo evento en la colonia Roma de la Ciudad de México.

Llevado a cabo en la bellísima Casa Roma, entre un público excéntrico de gente joven relacionada con la cultura y las artes, se presentaron dos performances en vivo y varias pláticas con expertos, además de exponerse obras de arte y fotografías.

En un ambiente muy amable y relajado, los asistentes se agruparon en las colmadas habitaciones para participar de las distintas actividades que se ofrecían. En la sala de charlas se produjo un rico intercambio de información y experiencias liderado por Luis Perelman, Frida Shteremberg y Jacoby. Allí se trataron temas como la homosexualidad y el travestismo y su relación con la Biblia. También, hubo un espacio de interpretación musical donde, a modo de diálogo sensual, los chelistas Alejandra Sereno y Ville Kivivuori interpretaron una composición original de Federico Márquez.

Pero sin duda, lo más impactante de la noche fue la performance que protagonizó la artista norteamericana Sarah Young, quién efectuó un ritual tradicional judío llevado al extremo. Denominado Sotah o de la esposa adúltera, la performance se desarrolló como una pieza de resistencia, debiendo beber 72 vasos de agua en cuyo interior se encontraban escritos los 72 nombres de Dios, según la Cábala. Ubicados en círculo alrededor de ella, a medida que los vasos se fueron vaciando, el suelo y su vestido blanco se fueron humedeciendo, dejando translucir cada vez más su cuerpo.

Con alrededor de 150 asistentes, el evento se desarrolló muy a gusto, donde gente joven se pudo relajar y disfrutar de un ambiente amable y muy sugestivo, en el que el judaísmo y la sexualidad fueron los temas que guiaron la noche. Para una sociedad como la mexicana que no acostumbra a tratar estos temas con mucha soltura, el evento sorprendió por su frescura y originalidad, y esperemos que los próximos también sean así de interesantes. Para más información visitar www.jewishsalons.net


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.