El bitache, no mato, pero incomodo…

Héctor Miranda