De indignados y resignados

Héctor Miranda