Una oración americana por el Rey Lagarto

Héctor Miranda