Tomás Casademunt, un fotógrafo del espíritu

Héctor Miranda