Quitar el estigma del graffiti como un delito y situarlo como un arte, el objetivo de Zénok

Héctor Miranda