Octavio Escalante, sumido en un hondo pantano de letras y mentes ingeniosas

Héctor Miranda