Los elotes de don pablo, 3 décadas en el gusto porteño

Héctor Miranda