Gérard Labrunie, el adiós perpetuo de los que aman

Héctor Miranda