Frida, nada de sueños, con la realidad basta

Héctor Miranda