Figueroa, fotógrafo de la paciencia

Héctor Miranda