El oscuro, difícil y casi ilegible Mallarmé
Stéphane Mallarmé fue contemporáneo de grandes, como Paul Verlaine, André Gide y W. B. Yeats. Lo críptico de su poesía, poblada de alusiones oscuras, le hicieron fama y, gozando de la aprobación del ya reconocido Paul Verlaine, lo convirtió al poco tiempo en una notoriedad poética.
Stéphane Mallarmé fue contemporáneo de grandes, como Paul Verlaine, André Gide y W. B. Yeats. Lo críptico de su poesía, poblada de alusiones oscuras, le hicieron fama y, gozando de la aprobación del ya reconocido Paul Verlaine, lo convirtió al poco tiempo en una notoriedad poética.

Como muchos artistas, su vida se marcó por la tragedia a temprana edad, quedando huérfano de padre y al cuidado de sus abuelos, junto a su hermana mayor, a los cinco años. Poco tiempo después perdería también a su hermana. A los veinte años se trasladaría a Londres para trabajar como profesor en el Instituto Tournon, mas su destino de escritor lo llevó a renunciar al poco tiempo y decidir dedicarse únicamente a escribir, decisión que cambió el mundo de la literatura.

Stéphane Mallarmé, nacido el 18 de marzo de 1842 en París y fallecido el 9 de septiembre de 1898 a la edad de 56 años, fue el principal expositor del simbolismo literario. Movimiento nacido a mediados del siglo XIX en Francia, que se podría resumir como un movimiento que expuso la turbación de una serie de artistas que experimentaban nuevas formas ante las consecuencias de la revolución industrial, mostrando explícitamente un idealismo que empataba con algunas aspiraciones del romanticismo, como la reivindicación del Ser frente al sistema.

Fue contemporáneo de grandes, como Paul Verlaine, André Gide y W. B. Yeats. Lo críptico de su poesía, poblada de alusiones oscuras, le hicieron fama y, gozando de la aprobación del ya reconocido Paul Verlaine, lo convirtió al poco tiempo en una notoriedad poética.

El músico Claude Debussy compuso en 1892 una pieza de orquesta sobre su poema, quizá el más famoso, La siesta de un fauno, y el músico impresionista Maurice Ravel musicalizó poemas suyos en Trois poèmes de Stéphane Mallarmé, en 1913; al igual que compositores como Darius Milhaud, quien compuso Chansons bas de Stéphane Mallarmé en 1917, y Pierre Boulez, creador de Pli selon pli. El poeta y escritor cubano José Lezama Lima escribió que Mallarmé “es, con Arthur Rimbaud, uno de los grandes centros de polarización poéticos, situado en el inicio de la poesía contemporánea y una de las aptitudes más enigmáticas y poderosas que existen en la historia de las imágenes. Sus páginas y el murmullo de sus timbres serán algún día alzados para ser leídos por los dioses”.

 Aquí algunas frases que esbozan el pensamiento idealista del poeta y crítico Mallarmé: “Al gran escritor se lo descubre en páginas que no publica”; “Pinta, no la cosa, sino el efecto que produce”; “Un poema es un misterio cuyo secreto debe buscarlo el lector”; “El derecho a no realizar nada excepcional o que contraríe vulgares conductas lo paga cada cual con su omisión, de él, y hasta diríamos que con su muerte, en tanto que él”.

¡Comparte!

* * *