El inabarcable Monsi
Monsi
Este 19 de junio se conmemora el tercer aniversario luctuoso del cronista y escritor.

México, D.F.- A tres años de su fallecimiento, el escritor -que estudió en la Escuela Nacional de Economía (1955-1958) y en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (1955-1960)- sigue siendo un personaje inabarcable, una voz crítica que se extraña.

Hasta la fecha es reconocido en el medio periodístico, intelectual y literario como el único escritor y cronista mexicano capaz de realizar de forma aguda y desenfadada una crítica del México contemporáneo y abordar con ironía y particular sentido de crítica lo mismo los temas de alta cultura como de la cultura popular, el cine, los movimientos sociales, la política, el espectáculo, el futbol y hasta a los grandes personajes históricos o los medios de comunicación.

Publicó principalmente crónica, mezclada con ensayo y cuento recogidas en Días de guardar, Amor perdido, Escenas de pudor y liviandad y Entrada libre, aunque al haber sido un intelectual atento a todos los temas de la vida cultural en el país, también desarrolló la crítica literaria.

Como crítico sobresalen sus antologías, entre ellas, La poesía mexicana del siglo XX que ofrece los más amplios panoramas de la lírica mexicana; también escribió cerca de 100 prólogos sobre obras literarias, históricas y de cultura popular, entre los que destacan los hechos a las obras de Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Payno y Salvador Novo.

De entre los muchos de sus reconocimientos destacan El Premio Nacional de Periodismo, en crónica (1977); el Premio Jorge Cuesta 1986; el Premio Manuel Buendía 1988; Premio Mazatlán de Literatura 1988 por Escenas de pudor y liviandad; Premio Xavier Villaurrutia 1995 por Los rituales del caos; la Orden Gabriela Mistral 2001 otorgada por el Gobierno de Chile; la Medalla al Mérito 2003 otorgada por la Universidad Veracruzana y el Premio Nacional de Ciencias y Artes en la rama de Literatura 2005.

Lo recordamos con cariño en este día, se extrañan tus crónicas, pero es tu legado y textos lo que te hace inmortal, por lo cual no queda la menor duda de ¿A donde vais Monsiváis?

¡Comparte!

* * *