Trocadero, el espacio idóneo para una buena comida, un buen vino, una buena música

Héctor Miranda