Pero sigue siendo rocanrol para mí…

Héctor Miranda