Las catrinas, cada vez más ostentosas, mortuorias y bellas

Héctor Miranda