Entre fritangas, cerveza y mariachi, dimos el Grito

Héctor Miranda