Con la banqueta como galería: el arte en aerosol

Héctor Miranda