Adso & Nara, mucho más que un negocio de bicicletas. Parte II

Héctor Miranda