«Pau» en lío dorado

Héctor Miranda