Otro «gaviotazo» en puerta

Héctor Miranda