Medio siglo complaciéndonos

Héctor Miranda