Galilea sacó las uñitas

Héctor Miranda