Galilea, ¿al bote?

Héctor Miranda