Estuvo… ¡Cabral!

Héctor Miranda