Cerati, ¡No te vayas!

Héctor Miranda