Y los más corruptos son…

Héctor Miranda