Se la perdonó Hacienda

Héctor Miranda