Rosario se lava las manos

Héctor Miranda