La ambición del incróspido Felipe Calderón, no tiene límite ni medida

Margarita sale, para que Hildebrando y Slim manipulen los algoritmos

Ahora resulta que la “codiciada”, la “independiente” Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón Hinojosa tiene más viudos que votos, cuando sólo tiene más agravios que beneficios en el balance nacional. Los dos o tres puntitos acumulados por la fallida dama del rebozo mordido y arrastrado representan una suculenta “bachicha” para los desafortunados, los coleros, en campaña.

Y es que en estos momentos en los que el puntero avanza incontenible, todos los saldos y retazos son buenos para ser capitalizados en las cuentas de quienes nada más no prenden en el ánimo electoral. A falta de pan, tortillas. Si no pueden anular la elección cual intentan, cuando menos hay que contaminarla de muerte. Los candidatos del PAN y del PRI son los pepenadores en busca de basura electoral. Para ellos, cualquier colilla es un habano.

La ambición del incróspido Felipe Calderón, no tiene límite ni medida

La realidad es que tal basura no existe. El millón y medio de votos en favor de la mencionada dama es una fantasía creada por el propio sistema que quiso descarrilar al PAN y herir de muerte al Frente por México otorgando una candidatura ilegal a la pareja de ambiciosos Calderón. Es sólo un efecto mediático creer que las simpatías filopanistas pueden trasladarse con voluntad hacia algún otro coleto.

Las simpatías de los seguidores de Margarita son a chivo prestado. Efectos de nóminas bien cubiertas por las maleta$ de Los Pinos, cuyos interesados otorgantes creyeron construir un monstruo político donde ya no hay ni cenizas. El enano del tapanco con que quisieron borrar del mapa al blanquiazul. Las ambiciones del incróspido Calderón, sin límite ni medida.

De cada 100 votos de Zavala, 38 tienen como segunda opción a AMLO

‎Pronto se sabrá, por las mediciones puntuales que hagan los encuestadores serios que los votos de la dama referida pasarán a engrosar las cuentas del puntero. Ya desde el mismo jueves el encuestador Vicente Licona, de la prestigiada e independiente casa Indemerc, lo señalaba: ” “No se confundan. De cada 100 votos de Margarita Zavala, 38 tienen como segunda opción a Andrés Manuel López Obrador; 29 a Ricardo Anaya Cortés, y 7 a José Antonio Meade. Esto con datos duros. No es una opinión.” Y en efecto, son votos migrantes, en busca de puerto seguro.

Pero la lógica simplista de quienes medran desde Los Pinos y de sus cómplices empresariales cree que se encaminaran a las cuentas del priísta que dicen que no es priísta. Así fue pensada la coartada independiente.

Falló a sus afines, por eso Zavala no puede reinsertarse en la política

Tiene muchos meses que usted y este escribidor platicamos que todas las triquiñuelas que se hacían en el INE y en las precampañas de los independientes eran para favorecer el registro de la dama del rebozo mordido y ahora más que nunca arrastrado, con objetivo de que ésta declinara por Meade un mes antes de la elección. Lo prefiguraba el mitin de arranque de la descocada en el Ángel de la Independencia que se hizo con acarreados de Los Pinos, pagados por Eruviel Ávila.

Por algo es que los corifeos y comentócratas que juran por ésta que la renuncia de Margarita la reinserta en el terreno político son producto de la falta de perspectiva o del agradecimiento a los beneficio$ recibidos de la pareja presidencial rociada por los moches de todos los jefes de compras de la administración pública federal, puestos a placer por ella, la mandamás.

Y no. No puede reinsertarse en ningún escenario quien ha fallado de esta manera a sus correligionarios. En un principio, amenazándolos con que si no era ella la elegida, el PAN desaparecería de la faz de la Tierra. ¿Con qué cara, si la tiene, puede pedir a sus seguidores que voten por Anaya, un elemento que a su juicio siempre fue nocivo para sus proyectos?

En caso de que sus seguidores votaran por Anaya, desaparecería su base social o electoral, y le imposibilitaría cualquier carta de presentación para hacerse de la oposición blanquiazul cuando ésta perdiera la contienda. La oposición tendría que ser jefaturada por el candidato derrotado, Anaya, el que se murió en la raya, nunca por Margarita.

En el caso de que la dama del rebozo declinara o llamara a votar por el PRI no sólo desaparecería su base electoral, sino cualquier rastro de vergüenza. Está realmente entrampada en su propia ambición. La que le inoculó su consorte, el beodo.‎ Ahora, ni chicha ni limonada, sólo es títere del espectáculo antidemocrático.

Hildebrando manipulará, otra vez, los algoritmos de la ignominia

Su camino está más que analizado y comprobado. Está definido. Se baja de la contienda porque ya no puede ser juez y parte en la campaña. Ya no puede aparentar competir, cuando los resultados electorales del INE han sido puestos en las manos de su hermano Hildebrando, quien volverá a manipular los algoritmos de la ignominia. Quieren aplicar la misma receta que hace doce años, cuando le robaron la elección al puntero.

Por eso, quienes hablan del efecto mediático que provocará la renuncia de Margarita es que de plano no conocen el reducido alcance, el vergonzoso nivel al que han caído los medios de comunicación entre el electorado. Hoy, la comunicación debe ser directa entre el candidato y su público, sin vejigas para nadar. Ya no existe el efecto Televisa, y de los otros infames mejor ni hablamos.

Los sesudos comentaristas que atribuyen a la moralidad de Margarita la renuncia a la candidatura “independiente”‎ tratan de forzar la condición humana de la fallida por ajustarse a las filosofías liberales donde las ideas mercantiles se imponen a las ideas del poder, que se contraponen a la podredumbre política, según ellos. Pero eso no aparece en los magazines de moda que lee Margarita.

Nada más lejos de la realidad. La ambición de Margarita sobrepasa esos conceptos, se ubica en la pertenencia a una casta de descalificados que han antepuesto el interés exterior al interés de los mexicanos. Por eso fue la primera en acudir a Washington a rogarle al senador McCain la intervención de Donald Trump en los comicios aztecas.

Recursos de British Petroleum. Y los tributados a Genaro por el narco

El sistema de empresarios interesados le apuestan a que la renuncia de Margarita, más el efecto del segundo debate en el que, dicen, triunfará el (mal) llamado Chico Maravilla, podrá acarrear a la causa panista los diez puntos que necesita para subirse al tono del robo electoral. Para ponerse a modo en la triquiñuela.

Nada más alejado de la realidad. El pueblo ha decidido no dejarse manipular por esos aprendices de brujos. Lo que la gente quiere saber a qué hora se baja definitivamente de la contienda para empezar a sacar todos los trapitos al sol. Quieren saber de dónde salieron los recursos para esta aventura ñoña.

La gente pide una explicación puntual de adónde fueron los dineros recibidos de la British Petroleum, pues algunos hablan de un moche de diez mil millones de dólares que los ingleses empujaron en los bolsillos de la ex pareja presidencial para callarles la boca en aquél infame suceso de la contaminación del Golfo de México.

La gente quiere saber adónde irán los recursos conseguidos por Genaro García Luna de las arcas del narcotráfico que se usaron para envalentonar a la del rebozo mordido y ahora peor de arrastrado.‎ Al no aplicarse a la compra de votos, ahora tendrán que utilizarse en la reinserción política de Margarita, al frente de la resurrección opositora, dicen.

El pueblo nunca olvida. Y ahora ya no se conforma con las bachichas

Quienes creen que amarran al tigre con longaniza‎ piensan que ya llegó su hora para hacer de Margarita una heroína civil. Olvidan su participación protagónica como Primera Dama en la declaración de guerra al narcotráfico y en la custodia de El Chapo Guzmán, amén de los moches recibidos por conducto de Jeffrey Davidow de parte de la Casa Blanca para ejecutar a todo

el que se opusiera al negocio de la droga.‎No saben que este pueblo no olvida. Y ya no se conforma con bachichas, ni las que buscan los empresarios en favor de Anaya, ni las que consume Meade retratándose con el impresentable Vicente Fox.

Margarita y Fox son los designados mexiquitas para rehacer la oposición frente al puntero. La feria de las bachichas, pues.

Índice Flamígero: Escribe don Rubén Mújica Vélez: “¿Se necesita mayor prueba del monstruoso fraude fraguado por Peña, Cordovita, el mozo de estoque, y Slim como beneficiario directo de la corrupción oficial y el alegre contubernio? Mira que cambiar a unos días de las elecciones al responsable del conteo rápido. Hildebrando Zavala el hermanito de la renunciante ridícula de rebozo porque ¡sería demasiado ungirla como ganadora de las elecciones cuando ni su familia vota por ella! El negocio es redondo: cancelan el contrato al Politécnico y se lo entregan casualmente a una empresa de Slim… ¿o de Carlos Salinas? Están jugando con fuego y no hay ‘bombero’ que sepa apagarlo o… ¡domador que sepa amarrar al tigre!” + + + Quedó helado, sin respuesta, Mikel Arriola cuando Alejandra Barrales le sorrajó que su suegro lo mantenía. Quizá no sea cierto, pero lo que sí es verdad es que Heriberto Galindo Quiñones, padre de la esposa del candidote priísta que no es del PRI a la jefatura de gobierno de la CDMX, ha escalado posiciones de la mano de Grilloberto, como muchos conocen al eterno –y fallido– aspirante a la gubernatura de Sinaloa, su terruño natal. Lo más probable es que Maquiaberto, como le dicen sus bienquerientes, proyecte en el yerno sus ambiciones frustradas. + + + Como la anterior, otra frase memorable del segundo debate chilango fue la que con desenfado soltó Claudia Shinbaum: “no hablemos de ex maridos”, cuando Barrales acusó que Carlos Imaz esté en el equipo de la morenista.

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez

¡Comparte!

* * *