El «gober precioso», la manzana de la discordia entre el PRI y el PANAL

Héctor Miranda