Ebrard no quiere que lo bese el diablo

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!