Caro cambiar de nombre
solo Mexico
Cambiar el nombre a los Estados Unidos Mexicanos acarrearía graves y negativas consecuencias nacionales y foráneas, sostiene el vicecoordinador jurídico del PRI en el Senado.

CIUDAD DE MÉXICO.– Inocuo, inútil y costoso para los mexicanos sería el cambio de nombre político de Estados Unidos Mexicanos por México. Es una maniobra distractora del Presidente Felipe Calderón para decir “aquí estoy y aquí sigo”, pero no acarrearía ningún beneficio político, económico ni administrativo, planteó Arturo Zamora, vicecoordinador jurídico de la bancada del PRI en el Senado.

“Con eso –juzgó el legislador- no se acaba la pobreza ni la violencia en México, pero además debo decir que hay alcances jurídicos, hay consecuencias jurídicas en el cambio de denominación. No se ha reflexionado que todos los tratados internacionales, todos los pactos que tiene suscritos México en el contexto internacional, en todas la materias, están signados por Estados Unidos Mexicanos y sus representaciones, y también han sido convalidados por el Senado de la República”.

Para el legislador priista ni siquiera vale la pena perder el tiempo en este tema. Hay cosas más importantes, dijo y recordó que otros intentos de esta naturaleza no han prosperado y ni siquiera han entrado a discusión en el Legislativo.

Además, esto “no le aporta jurídicamente ningún beneficio a México, ninguno de carácter administrativo. Considero que es muy importante sobre todo reflexionar que una iniciativa de esta naturaleza, además de ser inocua, de que carece de un efecto benéfico para los mexicanos, pues también la denominación de las monedas y del papel moneda que México utiliza, pues lleva precisamente implicaciones adversas en todos los sentidos”, apuntó Zamora Jiménez.

Bajo una lejanísima hipótesis de esta naturaleza, aseveró el experto en derecho, tendrían que cambiarse, por ejemplo, los tratados que ha suscrito a nivel internacional, se generarían vacíos legales entre los tres poderes de la unión y las tres instancias de gobierno. El caos, predijo.

“Se tendría que modificar prácticamente toda la documentación y los efectos administrativos de carácter jurídico de las decisiones en todas estas esferas de gobierno tendrían interpretaciones que en un momento dado se someterían a juicios interminables y abrumadores”, remató el senador jalisciense.

¡Comparte!

* * *