¿Cárcel a los toreros?

Héctor Miranda