Canes asesinos, en adopción

Héctor Miranda